Plantas y drogas medicinales naturales

Plantas y drogas medicinales naturales

El uso de plantas y drogas con fines medicinales siempre ha generado cierta controversia. Tanto por la vinculación entre el uso recreativo o por la falta de conocimiento sobre los principios activos de gran interés para fines médicos de estos “medicamentos naturales”, son muchos los que todavía son reacios a su uso e incluso su investigación.

¿Para qué sirven las plantas y drogas medicinales?

Pese a que el uso de ciertos productos como las cremas cannábicas con CBD puede parecer algo muy novedoso, lo cierto es que muchas plantas y drogas se han utilizado con propiedades medicinales desde la antigüedad. Desde los tiempos más remotos, las personas siempre han buscado en la naturaleza la materia prima necesaria para aliviar el dolor, curar y prevenir enfermedades, además de aumentar el bienestar físico y mental. Aunque en un principio la aplicación de las plantas y drogas en la medicina se hacía desde la experimentación, sin conocimiento de los hechos explicativos, en la actualidad los avances científicos han permitido mantener y ampliar el uso de diversas drogas y plantas utilizadas como medicina en la antigüedad.

¿Cuáles son las plantas y drogas medicinales más conocidas?

El cannabis, una de las drogas medicinales más comunes

Tras las declaraciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del reconocimiento de la ONU del uso medicinal del cannabis, quizás este sea uno de los ejemplos de “droga medicinal” más comunes. De hecho, las propiedades medicinales de la marihuana y de sus componentes han sido, a partes iguales, objeto de investigación y de polémica en diferentes partes del mundo. En Estados Unidos, se han probado y aprobado el uso de distintos medicamentos elaborados a base de cannabis y, en España, el uso de la marihuana medicinal avanza, a pasos prometedores, hacia un cambio legislativo que permita una regulación integral de uso terapéutico.

Drogas y plantas medicinales: otros ejemplos

Sin embargo, el cannabis nos es la única sustancia de carácter “alucinógeno” que ha demostrado grandes beneficios para la salud. Además del cannabis, existen otras plantas y drogas medicinales naturales utilizadas durante muchos años que han demostrado su eficacia como medicina.

Equinácea (Echinacea angustifolia)

Más que una flor decorativa de jardín, la equinácea es una planta ha sido utilizada durante siglos -en forma de té o extracto- con fines medicinales. Actualmente, esta droga vegetal está disponible no solo como suplemento, sino que también está presente en la composición de muchos medicamentos y productos dedicados al cuidado de la salud, como en nuestra crema hidratante de CBD. Además de tener efectos antioxidantes, la equinácea también es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes. Entre los componentes que sugieren su eficacia en la curación de heridas, reducción de la inflamación o mejora de la epitelización están las alcamidas o los cafeoílicos. Asimismo, podría ser beneficiosa para el tratamiento del resfriado común e infecciones de las vías respiratorias superiores.

La equinácea es una driga vegetal con efectos antioxidantes.

Ayahuasca

Tradicionalmente empleada por los chamanes de la selva amazónica, el Ayahuasca es una droga vegetal con fines medicinales elaborada a partir de la combinación y decocción de las plantas Banisteriopsis caapi y Diplopterys cabrerana. Los nativos utilizan este brebaje en ceremonias y ritos de curación en los que, además de ahuyentar los males espíritus interiores, se consigue un beneficio sanador. Esta droga vegetal ha sido objeto de investigación y hay estudios que asocian sus beneficios no solo con el tratamiento de adicciones y dependencia, sino que también se ha demostrado que la Ayahuasca podría ayudar a mejorar la depresión.

Ketamina

El uso anestésico de la ketamina es de lejos conocido por la comunidad científica, pero se investigan otros beneficios medicinales de esta droga. Más allá de los efectos disociativos y alucinógenos derivados de la fenciclidina, algunos especialistas defienden su uso como una alternativa eficaz en el tratamiento de la depresión severa e incluso para frenar tendencias suicidas. De acuerdo con las investigaciones, la ketamina podría disipar ralentizar los mensajes negativos experimentados por pacientes con depresión aguda en cuestión de horas. Sin embargo, sus efectos secundarios para este tipo de tratamiento siguen siendo investigados.

Ginkgo biloba

El Ginkgo es una de las drogas vegetales utilizadas con fines medicinales más antiguas. Muy empleado en la medicina tradicional china, sus hojas se utilizan para la creación de extractos, cápsulas o pueden consumirse como té. Uno de sus beneficios médicos más conocidos es su capacidad de mejorar la salud del cerebro. No en vano, diversos estudios han profundizado en su uso para el tratamiento de pacientes con Alzheimer u otras patologías asociadas con el deterioro cognitivo.

Cannabis Sativa

El uso médico del cannabis y de los cannabinoides ha sido registrado durante muchos años. Sin embargo, su uso con finalidades terapéuticas experimentó un gran descenso cuando, en 1961, el cannabis fuese clasificado como droga en la Convención Única sobre Estupefacientes de las Naciones Unidas. Con todo, el interés de los investigadores y de los pacientes en el cannabis como droga medicinal no dejó de crecer y, en los últimos años, esta sustancia ha recobrado su importancia con fines terapéuticos en el tratamiento de diversas patologías como trastornos del sueño, estrés y depresión, convulsiones, enfermedades dérmicas, afecciones degenerativas, dolor severo y crónico, entre muchos otros.

Eliminado de la lista en la que figuraba como estupefaciente y reconocido por la propia ONU y OMS como una droga medicinal que puede aportar beneficios médicos y terapéuticos, el cannabis ha vuelto a resurgir y, tanto la comunidad científica como los pacientes que han experimentado sus beneficios, han emprendido una verdadera cruzada para regular el uso de los cannabinoides con fines terapéuticos, reconociéndolos como drogas medicinales legales beneficiosas para la salud.

¿Es seguro el uso del cannabis como droga medicinal?

Pese a que son muchos los estudios que apuntan los beneficios de los cannabinoides en el tratamiento de diversas patologías y que la propia ONU lo retirara de la lista de estupefacientes, es importante resaltar que el consumo recreativo del cannabis sigue siendo prohibido en la normativa internacional. 

No obstante, su uso con fines terapéuticos avanza poco a poco, ya que el reconocimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS) del uso medicinal del cannabis abre las puertas a nuevas investigaciones que pueden determinar con más precisión sus efectos medicinales benéficos. Mientras tanto, el uso del CBD en productos como aceites o cremas se convierte en una alternativa eficaz y legal de experimentar todas las ventajas de esta “droga medicinal”

En CBD Origin ponemos a tu disposición una línea de productos de uso cosmético y medicinal elaborados con CBD (cannabidiol) -uno de los principales principios activos del Cannabis Sativa, apoyándonos la experiencia Laboratorios Natursor, la primera industria española en la transformación del cannabis con fines terapéuticos.